[Architecture] El poder del hormigón: Mansión señorial S.XVIII.

Preciosa reforma de una mansión del siglo XVIII, con su campanario, su escudo de ladrillo rojo, los tejados ondulados y sus arcos románicos que se confunden en la campiña toscana, donde se emplaza. La renovación ha dado como resultado un diseño interior contemporáneo con reminiscencias vintage-industriales, que ofrece toda su atención al acero, al ladrillo y al hormigón. Ubicada a diez kilómetros de Toulouse, en un paisaje verde y montañoso, este impresionante edificio fue descuidado durante cincuenta años. Pero tras la estupenda rehabilitación, han conseguido recuperar su antigua gloria, con la comodidad y lo último en diseño de interiores.


Dada su “avanzada edad” y la falta de mantenimiento, el edificio requiere acometidas significativas, incluyendo la de sus cimientos, no muy sólidos, en gran parte responsable de las grietas profundas que recorrían gran parte de sus fachadas. La recuperación de la base de trabajo se realizó en hormigón armado, mientras que las grietas fueron cosidas.



Como buena casa del siglo XVIII, la sala de la chimenea cuenta con una chimenea de 3,50 metros de ancho con una curva en el dintel y realizada con ladrillos, similares a las paredes. 

La sala de estar cuenta con nada menos que 88 , dividos en la zona de chimenea y una sala de video de 30 m². Se esconde detrás de una pared pintada en púrpura de yeso con estructura metálica, que incorpora lana de vidrio para insonorizar. Toda la planta baja es de hormigón pulido, un acabado fantástico para este espacio y que a mí, personalmente, me encanta como acabado superficial. Este material se mezcla a la perfección con materiales tradicionales como el ladrillo y la madera.

Con toda la reforma los propietarios querían reducir la fragmentación y obtener más espacio, de ahí la amplitud de los volúmenes interiores. Con una superficie de 58 m² y una altura de más de 4 metros, la cocina se convirte en la parte más impresionante de la casa y guarda la memoria de una época.


En esta cocina monumental, el espacio se organiza en dos partes prácticamente iguales, uno dedicado a la alimentación y la otra a su preparación. Marcado por un plano de trabajo de largo ( 5 metros ), su separación se ve acentuada por una diferencia de nivel del suelo de tres escalones al segundo y luego otros cuatro escalones para acceder a la trasera de la cocina, que ocupa el resto de la planta baja.
En este volúmen impresionante, los muebles fueron todo un reto. El diseño y los accesorios de hormigón y metal, ha permitido a los propietarios a cumplir con el carácter retro-industrial.
Pila de lavado, horno de acero inoxidable y muebles equipados con puertas de acero Corten! (Este acero se enriquece con una serie de aleaciones que dan lugar a la formación de una capa de óxido de autoprotección en su superficie: una pátina oxidada que se estabiliza con una alta resistencia a la corrosión ), todo un reto y originalidad que remarcan el estilo fabril.

Cada elemento de hormigón se vierte en un molde, creando una sola pieza, la mayoría in situ” para reducir al mínimo las dificultades de transporte en relación con su peso. El hormigón utilizado es un hormigón convencional de arena, grava, cemento y agua. En el fondo de la pileta, el desgaste debido al uso inadecuado de productos de limpieza, ha puesto de manifiesto el contenido de grava.


Para mantener el máximo de vigas vistas originales, las paredes y techos de la casa han sido cubiertas parcialmente. El suelo se calienta por radiadores con válvulas termostáticas. En el dormitorio principal una estufa de madera completa el sistema y hace mayor su atractivo estético y ecológico. Lo más original, la cama exenta con el cabecero que crea a su espalda un armario del tamaño proporcional a las de la chimenea en frente de él (3.50 m de ancho, como la planta baja). Diseñado por el propietario y el hecho de DM, también tiene la ventaja de limitar la contribución de la luz de las ventanas en la cama, al tiempo que ofrece una mayor privacidad.


La escalera, realizada con estructura de acero en color negro y peldaños en madera de castaño, sirve a los tres niveles de la casa.
 
En la planta baja, el confort térmico es proporcionado por un sistema de calefacción por suelo radiante a baja temperatura. El acabado de hormigón pulido se realiza directamente en estas placas.
El color y la apariencia del concret se obtienen mediante la incorporación de una lechada de cemento con granos minerales endurecedores y colorante.


En el cuarto de baño se combina la madera y el hormigón de nuevo. La ducha y bañera se realiza con losas de hormigón tratado con un barniz de poliuretano. Los contornos de la bañera y la ducha tienen un área de acceso realizado a modo de rejilla de listones de madera exótica.
Una mansión especial, con un carácter muy personal donde los materiales nobles destacan en su aspecto decorativo haciendo del continente y el contenido un todo funcional y unitario. 

Fotos cortesía de Antonio Duarte (Junio 2011)

 

Más sobre Virginia

Soy Virginia, Arquitecta de Interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage".

Deja un comentario

    1. Impresionante post!!! La reconstrucción de esta casa es maravillosa. Los elementos de hormigón me encantan!
      Fotos preciosas y super inspiradoras. Gracias

    1. Magnífico proyecto de interiorismo. Me quedo con la megacocina: espectacular.
      Un abrazo
      Fran

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.