[Interior] Frente al mar en una antigua casa de pescadores

En esta vivienda sólo hay que despertar, abrir la ventana, y la belleza y la brisa mediterránea deleitará tus sentidos. La reforma de una antigua casa de pescadores en Mallorca se transformó en una vivienda actual, decorada en tonos azules, frente al mar. La interiorista Catalina Socias deseaba un look de casa de pescadores, pero sin renunciar a detalles que le dieran elegancia. Con el color del azul del cielo y del mar, la vivienda refleja su luminosidad y tonalidades. Con un estilo muy Mediterráneo, la cocina se abre completamente a la zona social de salón. La entrada de la casa es lo primero que vemos al entrar, por lo que su diseño debe ser minucioso y, en este caso, acorde con el resto del ambiente. Con las paredes y suelo revestidos de blanco como base, los muebles y accesorios escogidos responden a un estilo que apuesta por la elegancia y simplicidad. Un sofá acolchado en beige y una mesita de madera decapada con decoración en dorado en su superficie, paredes con cuadros en forma de mapa o con motivos veraniegos en tonos azules y generalmente claros…

El salón, la cocina y el comedor, cuentan con vistas al mar pero separando cada zona. La isla de la cocina, abierta, aporta funcionalidad y se ilumina con cuatro bombillas Edison de tamaño XL. La casa ofrecía un amplio espacio, potenciado por los grandes ventanales que dejan entrar mucha luz natural en los largos días de verano, por lo que la diseñadora colocó dos sofás en azul y dos mesitas de centro en madera blanca natural, decoradas con motivos veraniegos . Los pufs de fibra dan un toque rústico muy acogedor.

En el piso de arriba, las habitaciones, baños y aseo siguen la misma línea general de toda la casa. Los armarios están hechos a medida, en color blanco, y e imitan las persianas mallorquinas. Detalles en dorado, alfombra de ratán y vistas al horizonte gracias a los grandes ventanales que aseguran luz natural y frescor durante los meses más calurosos. En el baño, el tono cobrizo y los detalles vintage presiden la estancia. El resultado es un look marinero total, inspirado especialmente en Cabrera, que flota a lo lejos y que podemos ver desde el pueblo cada día al despertar.

Con su cantina de pescadores, su aroma y sus paisajes, resulta un auténtico placer vivir en una isla. ¿No os resulta inspirador?

vía

Más sobre Virginia

Soy Virginia, Arquitecta de Interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.