[Home] Una vieja casa flotante convertida en hogar

Hoy os acerco una maravillosa transformación de un viejo barco en ruinas, cuyo propietario describió inicialmente como: “grande y bastante feo”, en una casa visualmente impresionante y contemporánea ¡en el agua!. Sus dueños, Joanna y Chip Gaines, lo hicieron renacer de sus cenizas, y ahora flota con orgullo para deleite de todos. Originalmente, la estructura en ruinas carecía de cualquier tipo de atractivo estético, y Chip ni siquiera estaba seguro de si lograría mantenerse a flote. Un barco convertido en casa donde el salón principal fue reconfigurado, con las escaleras reubicadas en la parte trasera del mismo, ganando un piso más gracias a la altura del techo con la que contaba. Sin ocupar todo el espacio y sólo a modo de transición entre la planta baja y planta alta, el espacio adquiere una sensación de loft. Grandes ventanales de suelo a techo, ayudan a dar a todo el interior una sensación abierta al tiempo que proporciona un montón de luz natural y vistas increíbles.

El nuevo diseño proporciona vistas envolventes, que juega con la base en blanco para hacer que parezca más grande. En la cocina cuenta con ventanas ‘corridas’ a lo largo que proporcionan toda la luz natural necesaria y el acceso a unas vistas magníficas. Una barra office con taburetes que se incorpora en el plano de la cocina para servir como espacio de comedor informal, y a la vez, proporciona una mayor superficie de trabajo de cocina, con base metálica soldada y tapa de madera natural. El solado antiguo fue levantado y reemplazado con vinilo, que es resistente al agua pero todavía tiene un aspecto de madera natural. Se incorporan una gran cantidad de detalles en madera, por dentro y por fuera, para proporcionar calor y proporcionar un equilibrio suave con los toques modernos e industriales. Las barandillas metálicas de la escalera abierta en acabado negro, proporcionan un contraste visual y ayudan a impregnar al espacio con un toque decididamente moderno

El dormitorio principal se amplió mediante la eliminación de una pared exterior en lo que antes era una cubierta superior. El espacio no sólo se expande, se le da un aspecto totalmente nuevo, con paneles de color blanco, toldos interiores en negro y una pared de acento en madera natural.

Mira el maravilloso cambio del ANTES y el DESPUÉS.

El nuevo exterior ofrece un hermoso equilibrio visual entre el revestimiento negro moderno y la madera natural de las aperturas y macetas. El revestimiento de madera no es pintada, sino tratada mediante un proceso de preservación natural llamado Shou Sugi Ban. La técnica tradicional japonesa implica la quema de la superficie de la madera para crear un sello de protección, así como un acabado visualmente distintivo. En definitiva, un diseño simple, sutil y moderno que se pretendía. ¿No os parece perfecto?

¡Feliz comienzo de semana a todos!

Vía [ ] Country Living 

Más sobre Virginia

Soy Virginia, Arquitecta de Interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.