[Interior] Reforma integral a doble altura

En pleno Madrid de los Austrias, gracias a la revista AD descubro este apartamento abuhardillado para alquiler vacacional que me ha enamorado. Aprovechando la doble altura y jugando con una decoración de estilo minimalista rústica, el espacio hará las delicias de los que quieran pasar unos días en Madrid viviendo la ciudad. Ubicado en el ático de un edificio antiguo y tras una reforma completa, el resultado es un espacio lleno de luz y con tintes eclécticos. Los techos bajos con los que contaba, típicos de otra época, no permitían sacar el potencial a la vivienda, pero tras su reforma integral, este apartamento cuenta ahora con un altillo que se ve reforzado con las vigas descubiertas. En él se ubica el dormitorio. Se intenta sacar el máximo provecho de todo el espacio conseguido y e dejar los paramentos ‘desvetidos’ con el ladrillo y las vigas encaladas, le aporta un tono rústico moderno muy actual.

La miscelánea de muebles familiares del siglo XX, con piezas actuales y reinventadas de Maisons du Monde, Ikea o de tiendas locales, crea una decoración basada en la practicidad y el minimalismo, acentuado por llamativas y vibrantes notas de color.

 “A cada una de las habitaciones quería dar un ambiente práctico, simple, acogedor y aprovechar el mobiliario que tenía”, explica la propietaria y encargada de la reforma y de la obra, Mayte Orusco. En la reforma se supo potenciar el carácter de la vivienda sacando provecho a las vigas y abriendo el espacio mediante un altillo, que funciona perfectamente como zona de descanso.

La zona social, en concepto abierto, se integra y compone de una cocina completa con mesa de comedor y un salón recogido, práctico y muy coqueto. El baño, espacioso y con personalidad, combina el amarillo y las tonalidades grises, lo que confiere al espacio un toque industrial que realza su potencial. En el salón y en la cocina se opta por la gama de colores grisáceos, los electrodomésticos en acero y el mobiliario con predominio del blanco y la madera. Los acentos de color los ponen los cojines, las plantas o el menaje de cocina.

En el altillo se ubica la zona de dormitorio y un armario doble. Gracias a los grandes ventanales y al estar el espacio abierto en doble altura, la luz rebota en todos los paramentos verticales, reflejando y dando luminosidad y calidez a todo el interior.

*Podéis reservar a través de hola@casaprudencia.com

¡Feliz día a todos!

vía AD

Fotos: Lupe Clemente

Más sobre Virginia

Soy Virginia, Arquitecta de Interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage".

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *