Dormitorios infantiles y juveniles: claves decorativas

Cuando los pequeños de la casa empiezan a crecer y conformar su personalidad, buscan tener su espacio, creado a la medida de sus necesidades. Por lo que, tener su primera habitación, es todo un reto y una ilusión. Al fin y al cabo, es el lugar de la casa donde pasarán la mayor parte del tiempo. Hay muchas ideas sobre cómo debe ser el cuarto infantil perfecto. Lo que no cabe duda, es que debe ser un ambiente donde los niños se sientan agusto y refleje su propia individualidad. Para ello es importante tener en cuenta una serie de trucos y claves decorativas para convertir los cuartos infantiles en las habitaciones de sus sueños. Y los muebles Colombini resultan fundamentales a la hora de crear habitaciones modernas que estimulen la imaginación y la creatividad de los más pequeños de la casa.

Los dormitorios infantiles deben ser espacios dinámicos, divertidos, espontáneos, concebidos para dar respuesta a las necesidades y gustos de los más pequeños de la casa. Un lugar ideal en el que crecer y dar tus primeros pasos, un ambiente divertido en el que aprender y asimilar conocimientos, un espacio personal a través del cual empezar a exteriorizar tu personalidad.

Delimita las zonas, organizando el dormitorio de forma acogedora, y destinando cada espacio a cada una de las actividades que se desarrollarán en ella. El espacio es fundamental, ya que dependiendo de las necesidades y la edad, le daremos más importancia a la zona de juego, si aún es pequeño, o si ya es adolescente, se dará  prioridad a la zona de estudio.

El diseño de los dormitorios juveniles requiere atención. Cuando el niño ya ha crecido pero sigue sin ser un adulto, en su habitación deben primar tres elementos principalmente: la zona de descanso, una zona de estudio funcional y equipada, y zona de almacenamiento. Además, el joven adolescente utiliza su habitación como una zona de ‘refugio’, por lo que la comodidad y versatilidad debe ser las premisas de diseño.

MUEBLES Y ALMACENAJE. Gana en almacenamiento, con cajones y armarios de gran capacidad. Distribuye estanterías para organizar y mantener ordenado todo el espacio. Pueden ser simplemente baldas o llevar decorativos con cestos o cajones extraíbles para guardar material escolar, juguetes, etc.

PALETA DE COLOR. Opta por una paleta de color neutra basada en el blanco, beige o gris para las paredes del dormitorio, y juega a crear contrastes combinándolas con tonos más atrevidos y vibrantes. Acentos en color azul, rojo, verde o amarillo, en textiles y complementos, para conseguir personalidad y dinamismo. Pintar las paredes con pintura de pizarra, les permitirá darle un uso diferente al que se le daría a una pared normal, apelando a la creatividad del joven que podrá jugar con el diseño efímero de sus paredes.

DISTRIBUCIONES VERSÁTILES. Dependiendo de los metros de la habitación y de los niños que vayan a dormir en ella, distribuirá de la siguiente forma:

-para un niño sólo, se colocará una cama individual o una cama nido. Para dos niños, si el espacio lo permite, se pueden colocar dos camas individuales. En caso de que los metros escaseen, podemos optar por una litera o por camas desplegables. Esto nos permitirá aprovechar el espacio al máximo. En las soluciones más modernas vemos camas compactas y composiciones modulares en los que se incluyen la cama, el escritorio, los cajones, estanterías superiores y, muchas veces, el armario.

ZONA DE TRABAJO. La mesa de estudio debe ser un elemento amplio y despejado, que le permita, no sólo colocar el ordenador, sino también disponer de espacio para realizar los deberes y actividades varias. Las mesas de trabajo se deben colocar de manera que la ventana no quede frente al que se sienta en la mesa, sino a un lado. La luz debe iluminar la estancia sin reflejarse en la pantalla del ordenador y sin distraer la atención.

La paleta viva de color, las formas y elementos decorativos de las colecciones de Colombini, están pensadas para cubrir todas las necesidades que se puedan plantear. Sus dormitorios infantiles son el espacio perfecto para acoger la llegada de un nuevo miembro a la familia. Y los juveniles, se adaptan a los gustos de los adolescentes, dándoles la posibilidad de afirmar su carácter y personalizar colores, materiales y disposición de los muebles dentro de un espacio dedicado a ellos, permitiéndoles crear un look joven, versátil y funcional.

¿Diseñamos el cuarto de los peques?

Más sobre Virginia

Soy Virginia, Arquitecta de Interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *