[Projects] Ático en clave danesa

En el exclusivo barrio de Estocolmo de Ostermalm, un nuevo proyecto residencial de lujo ofrece casas contemporáneas con el encanto de la vieja escuela y el diseño sueco. 21 apartamentos, dos áticos y dos casas adosadas en un edificio que data de la década de 1880. La restauración del edificio, recupera el esplendor de la villa original de cinco pisos, agregando toques modernos por el camino. Los diseños revelan una fusión de lo antiguo y lo nuevo con solados en espiga de madera rubia, techos altos, y molduras ornamentadas, islas de mármol, chimeneas aerodinámicas, estantes flotantes y luces colgantes ultra modernas.

La paleta de colores parte de un estudio de elegancia escandinava que combina grises suaves y blancos, contra una variedad de matices en madera, acabados de piedra natural y reflejos negros dramáticos. Vislumbres de vegetación desde los balcones, los jardines del patio y el parque que brindan una inyección de frescura.

Ostermalm tiene una historia rural y real. En el siglo XV, se erigió un granero real en la tierra. Un siglo más tarde, los residentes de Estocolmo mantuvieron su ganado allí. Un nuevo plan de la ciudad entró en vigor alrededor de 1880. Esto estableció el escenario para el desarrollo de una cuadrícula de calles alineadas con elegantes casas de entre cuatro y seis plantas, inspiradas en la arquitectura de Berlín, París y Roma.

Su arquitecto y diseñador dice que: “Siempre intentamos crear una distinción muy clara y legible entre lo viejo y lo nuevo, con cualquier inserción adicional en el espacio que se derive de un enfoque minimalista para no desmerecer la belleza del detalle original”.

Como paleta de base se utiliza el color blanco, que exuda una belleza inocente y delicada, donde la madera aporta un toque de comodidad con colores suaves, en una combinación armoniosa. La simplicidad de los muebles es, la forma de ayudar al espacio para darle un sensación multidimensional. Un apartamento en concepto abierto, donde todo tiene su sitio y los espacios se comunican mediante celosías metálicas y de vidrio. La isla de la cocina resulta ser una escultura de mármol en mitad de la estancia social.  El dormitorio combina detalles, mezcla múltiples texturas, que aumenta la belleza y el atractivo de la estancia. El sistema de armarios de pared en blanco, y un diseño interior minimalista, contribuyen a crear un espacio amplio y abierto.

La zona de terraza hace que todo el interior se comunique de forma visual con el verde fresco del exterior. ¿No os parece un ático lleno de encanto?

¡Feliz día a todos!

vía 

Más sobre Virginia

Soy Virginia, Arquitecta de Interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage".

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.