[Interior] Pequeño y cautivador apartamento en masculino singular

Situado en un edificio de la década de 1880 en el área de Neukölln, distrito de Berlín, Alemania, este singular apartamento de apenas 53 m² se ha reconvertido en un espacio de vida con encanto. La filosofía de diseño era crear un espacio blanco para ganar amplitud física y visual y con el mínimo contraste, como punto de partida. Siempre es algo arriesgado poner etiquetas a las cosas porque puedes equivocarte pero creo que en esta ambientación, los rasgos predominantes podrían calificarla de “masculina”: uso de materiales neutros y sobrios, materiales elegantes y resistentes, etc.
Los detalles decorativos suelen ser personales y poco abundantes, muy ordenados, y cabe destacar la presencia de piezas únicas, “trofeos” decorativos, junto a elementos geométricos y artísticos.
 

Cuando hablamos de una vivienda de “soltero” nos imaginamos algo tipo “leonera”… un lugar amueblado con lo básico, sin importar el color, todo puesto sin ton ni son, sin orden,… y nada más lejos de la realidad. Un hombre de hoy en día, actual, moderno, cosmopolita, cuida de su hogar y disfruta de él, como muestra este apartamento de corte minimalista y funcional.



La sala de estar crea un espacio en tres áreas: la zona de cocina, el salón-estar y el comedor. La isla que divide el espacio de cocina ayuda a crear una transición fluida de trabajo para socializar con los “huéspedes” de la sala de estar.



La atmósfera que se intenta crear en el baño es la de tipo “spa” con grandes baldosas grises, La pared de la ducha con mosaico de vidrio y el suelo en piedra natural, que combina con la calidez de la encimera de arce.


En el área de dormitorio toda la decoracion es de estilo sobrio. Un escritorio con sobre de vidirio para contener el ordenador, unos grandes altavoces y los accesorios de trabajo, es sostenido por una estructura de acero que simula un caballete de pintor en su forma. Un detalle en el borde del vidrio lo otorga el uso del aluminio como terminación. Materiales livianos visualmente para agrandar el espacio. La silla de trabajo en cuero, el burro de madera, el baúl y la lámpara colgante, rompen la frialdal del espacio que se muestra poco cargado ( idea de amplitud y luz ).

Neutro, elegante y singular. Un espacio con mucho encanto.
Photos: Teemu Lehmusruusu



Más sobre Virginia

Soy Virginia, Arquitecta de Interiores. Me dedico a crear ambientes a la medida de cada estilo de vida. Ecléctica por natura, tengo alma "vintage".

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.